Trufas de Chocolate Blanco

  • Trufas de Chocolate
    Tradicional

  • Trufas de Chocolate
    con Café

  • Trufas de Chocolate
    con Licor

  • Trufas de Chocolate
    con Nata

  • Trufas de Chocolate
    con Almendras



  • "Trufas de Chocolate Blanco"

    Receta de Trufas de Chocolate Blanco


    Estas trufas de chocolate blanco son un dulce muy típico en fechas navideñas, aunque están tan ricas que se pueden comer todo el año. Si quieres aprender a hacerlas, aquí tienes la receta paso a paso.

    Ingredientes:

    - 350 gramos de chocolate blanco para postres
    - 200 ml de nata para montar
    - 25 gramos de mantequilla sin sal




    Preparación:

    Si te gusta el chocolate blanco, esta receta se va a convertir en una de tus favoritas a la hora de hacer trufas de chocolate, así que no lo dudes y ponte manos a la obra para prepararla, ya verás que resulta muy sencilla de hacer y que el resultado merece mucho la pena. Además apenas necesitas ingredientes. Sigue leyendo y aprende a hacerlas gracias a las indicaciones que te vamos a dar.

    Del chocolate blanco para fundir vamos a separar unos 100 gramos que usaremos al final para decorar las trufas de chocolate blanco. El resto lo vamos a trocear para usarlo un poco más adelante. Vamos a poner en un cacito a fuego suave la nata para montar y la mantequilla, para que se vayan derritiendo, y cuando empiece a hervir la mezcla, añadimos el chocolate blanco que hemos troceado y apagamos el fuego.

    Con unas varillas vamos a ir batiendo con paciencia todos los ingredientes para que se vayan mezclando, y la mezcla irá espesando cada vez más, que es lo que nos interesa para poder hacer bien las trufas de chocolate blanco. Una vez que haya espesado del todo, vertemos la mezcla en un recipiente y lo vamos a introducir en la nevera unas dos horas para que termine de cuajar.


    El resto de chocolate que reservamos lo vamos a derretir en otro cazo un rato antes de sacar de la nevera la masa para las trufas, y dejamos enfriar. Y nos ponemos ya a hacer las bolitas, usando una cuchara de helados o bien una cuchara normal y las manos, para dejarlas bien redonditas. Al acabar, las pasamos por el chocolate blanco derretido, siempre que ya esté frío, y las dejamos enfriar un buen rato antes de servirlas para comer, así el chocolate de la parte exterior se habrá cuajado.